Baja costura

Delfina (Moyra Agrelo) y Catalina (Soledad Galarce) son dos amigas, mujeres de clase alta, que se dedican a diseñar y fabricar ropa usando un taller de dudosa procedencia. Tras una noche de boliche, llegan al lugar a retirar las prendas terminadas para una entrega ese mismo día, pero se encuentran con la sorpresa de que no hay nadie allí.
Con el espacio vacío, las prendas ni siquiera empezadas, y los rollos de telas intactos, luego de un momento de desesperación, deciden que ellas mismas coserán para cumplir con un cliente un tanto histérico que no deja de llamar.
Así ambas amigas se enfrentarán con los problemas laborales, y sus propias limitaciones. Y a medida que avanzan en la costura, en una tarea tediosamente repetitiva, el tiempo pierde sentido y las mujeres se transforman.
“Baja costura” es una perfecta síntesis del padecer de muchas realidades que tienen que sufrir estas condiciones infrahumanas de trabajo, nulas de salud e higiene, contraponiéndose al glamour de sus ignorantes explotadoras. 
El texto de Soledad Lagarce es denuncia y reflexión, con una puesta que hace al espectador sentirse dentro de ese taller, donde una luz fría de tubo ilumina y se puede percibir el clima de encierro (favorece a esto también la intimidad de la sala)  
Bien dirigidas por Mariano Caligaris, las protagonistas saben ponerle el cuerpo a lo narrado. Buena química entre ellas, y de destacar, la “mutación” que estas mujeres van sufriendo mientras el tiempo pasa y queda menos para la entrega de las prendas.
Gustavo Vera, titular de “La Alameda”, ONG que lucha desde el 2001 contra la trata y el trabajo esclavo, aportó el material fílmico con el que se armó el pequeño documental con el que se le da a la obra un cierre interesante.
Entre telas, máquinas y moldes, la exploración de un mundo en el cual muchas mujeres están sometidas. En su tercera temporada, una pieza política que busca crear conciencia sobre un tema actual.


Ficha técnica:
Actores: Moyra Agrelo, Soledad Galarce. 
Guión: Soledad Galarce.
Dirección: Mariano Caligaris.

No hay comentarios:

Publicar un comentario